Todos conocemos algún remedio y tratamiento natural de alguna de nuestras abuelos o abuelos. Estos secretos son tratamientos preventivos, remedios naturales caseros, recetas ancestrales, ungüentos, infusiones que alivian el cuerpo y el alma y que se transmiten de generación en generación.

Porque este invierno, no todo va a ser COVID, también hay muchas personas que tienen otras afecciones al frío como resfriados, gripes, neumonías…

Por ello hoy queremos hablar de esto. De la medicina natural que tenemos en nuestra alacena y que encontramos en las propiedades de los alimentos que tenemos al alcance de todos.

En algún libro leí una vez que las medicinas más importantes son el doctor Alegría, el doctor Sol, el doctor Sueño y el doctor Alimento. Y que sólo cuando estas medicinas fallan hay que acudir al doctor medicamento.

Si prefieres escuchar este artículo en formato podcast, puedes hacerlo HACIENDO CLIC aquí abajo:

LAS TISANAS

La forma más habitual de extraer las sustancias curativas y beneficiosas de los alimentos y las plantas es a través de las tisanas.

Son 3 los procesos que permiten aprovechar las propiedades medicinales de las plantas y vegetales: la infusión, la cocción y la maceración.

  • Infusión: consiste en echar en un recipiente con agua hirviendo plantas troceadas (secas o frescas) y dejar reposar unos 10 o 15 minutos. Es fundamental tapar el recipiente.
  • Cocción: este proceso extrae más sustancia de las plantas y alimentos medicinales. Consiste en cocer las raíces o tallos durante el tiempo que la receta recomiende.
  • Maceración: en este caso se deja reposar las flores, hojas, semillas, cortezas o raíces de las plantas o vegetales en sustancias líquidas que pueden ser aceite, agua o alcohol.

En función de la dolencia a tratar, el resultado de estos 3 diferentes procesos pues se bebe, se agrega a los baños o se sirve como ungüento.

La infusión es la más conocida por todos y frecuente. Por ejemplo, todos conocemos las infusiones estimulantes al levantarse, las infusiones relajantes antes de irnos a dormir, la infusión de manzanilla cuando se trata de infecciones en los ojos o por ejemplo las ventajas que tiene inhalar vahos de eucalipto cuando tenemos problemas respiratorios.

Este remedio de hojas de eucalipto nos lo hacía mi abuelo a sus nietos desde bien pequeños. Y funcionaba.

LAS PLANTAS MEDICINALES

Las plantas medicinales son los remedios naturales más antiguos de la humanidad. Todas las culturas se han servido de recursos vegetales para tratar enfermedades y afecciones de forma natural.

La mayor parte de los fármacos que encontramos en el mercado están elaborados con plantas medicinales.

Dependiendo de los principios activos que se quiera aprovechar se utiliza una u otra parte de la planta, se determina el momento de recolección y la forma de preparación.

  1. Por ejemplo, hay plantas como la menta o la ortiga, de las que se aprovechan las hojas frescas que se pueden consumir en ensaladas o licuados. Los zumos de ortiga son sabrosos y muy depurativos.

Una gran desconocido es la planta del Aloe Vera. Todos sabemos las propiedades que el jugo interior de esta planta aporta a nuestra piel, sobre todo para las quemaduras en la cocina o del sol.

Pero no sólo el gel de aloe vera sirve para untarlo en nuestra piel. El Aloe Vera cuenta con propiedades antiinflamatorias y analgésicas, de tal forma que, tiene el poder de desinflar las encías.

Además, es antivírico, antiséptico y antibacteriano, por lo que puede tener el mismo efecto que una pasta dental. Es decir, elimina bacterias bucales, reduce la placa bacteriana, entre otros beneficios.

La sábila es antioxidante, depurativo y laxante suave. Esto favorece la movilidad intestinal (facilita la digestión), lo que beneficia exponencialmente el colon gracias a su efecto depurativo. Contrarresta el estreñimiento.

Las propiedades del Aloe Vera protegen la mucosa gástrica, de modo que combate los gases, ardores, hinchazón abdominal, reflujo, acidez, etc.

2. En otros casos son las hojas secas las que permiten extraer las propiedades medicinales de una planta.

Las hojas cercanas a la flor son las que contienen una mayor cantidad de principios activos. Como por ejemplo, el laurel. Es un alimento que se usa en muchos platos de nuestra cocina, sobre todo para los guisos y potajes, no ya por el sabor que le aporta a nuestros guisos, sino por sus propiedades medicinales.

agregar-las-hojas-de-laurel

3. También las flores suelen aprovecharse para realizar baños o infusiones. La manzanilla es muy conocida para las dolencias estomacales o los gases.

4. Alimentos de nuestra cocina también pueden ser las cortezas como las de la canela, por ejemplo, que son un excelente estimulante general, además de aportar mucho sabor y olor a nuestros platos, sobre todo los dulces.

5. Raíces y bulbos podemos destacar las cebollas y los ajos. Ambos alimentos tienen un sinfín de propiedades medicinales.

Propiedades curativas de la cebolla

La cebolla es uno de los remedios naturales por excelencia y además es un excelente complemento nutritivo, muy valioso en nuestra dieta.

Se conoce que la cebolla era encontrada en las tumbas faraónicas en el antiguo Egipto. Los faraones ofrecían cebolla a los dioses. Y es que esta hortaliza blanca esconde una enorme fuente de salud entre sus capas.

sofreir-cebolla-y-ajo

  • Eficaz contra la diabetes: A su contenido de glucoquinina, sustancia que disminuye el nivel de azúcar en la sangre, se le han de sumar su bajo contenido en azúcares, grasas y calorías y el efecto benéfico de su fibra. Estos factores hacen que la cebolla pueda ser usada en la dieta de personas diabéticas.
  • Contra el estreñimiento: El consumo de cebolla es la forma más eficaz de luchar contra el estreñimiento. Si padeces estreñimiento puedes preparar la siguiente receta: cuece una cebolla cortada en rodajas en medio litro de agua con miel, cuela el líquido y bebe una taza por la mañana y otra por la noche.
  • Para combatir la diarrea: La importante pérdida de agua que supone tener diarrea puede evitarse tomando caldo vegetal con cebolla. Además, también se puede consumir cebolla cruda porque combate microbios, bacterias y hongos, lo que resulta un excelente desinfectante intestinal.
  • Buena para los riñones: La cebolla es diurética y es muy efectiva para conseguir un buen funcionamiento de los riñones.

Propiedades curativas del ajo

El ajo no es sólo uno de los ingredientes principales de muchos platos de nuestra cocina, sino que también es un medicamento natural de múltiples aplicaciones.

Uno de los elementos que le otorgan su gran poder curativo es el azufre, que en el cuerpo humano está presente en el pelo, la piel y las uñas.

pelar los ajos

  • El ajo se puede equiparar a la aspirina porque evita que se formen coágulos que puedan desembocar en trombosis, angina de pecho o infarto de miocardio.
  • Tomar ajo ayuda a la digestión porque favorece la secreción de jugos estomacales. Su acción antiséptica y antibiótica también se hace notar en la flora intestinal, protegiéndola y combatiendo numerosas enfermedades del aparato digestivo.
  • Gracias al efecto expectorante del ajo, alivia la tos y facilita la expulsión de mucosidades. El ajo no sólo disminuye los niveles de azúcar, sino que aumenta los de la insulina.

5. Otros alimentos aprovechables son las semillas de algunas plantas, que suelen recogerse cuando empiezan a secarse. Las semillas de lino por ejemplo están recomendadas para tratamientos contra el estreñimiento.

6. Y los frutos también son fuente de medicina y energía. Algunos frutos se toman secos y otros frescos. Por ejemplo, las nueces son medicina pura para nuestro cerebro.

Además, si te das cuenta, no hay nada más parecido a un cerebro que una nuez. Es muy curiosa esta comparación que leí alguna vez en un libro. Ayudan a la memoria además de tener muchos otros beneficios.

De las plantas cuyo fruto es carnoso se suele aprovechar el fruto maduro, sin secar, como las moras o los arándanos, los conocidos como frutos rojos que son una gran fuente de vitaminas y minerales.

Y luego también tenemos los árboles frutales que son todos maravillosos.

Propiedades del limón

De entre todos los cítricos, el limón es quizás el que ofrece más beneficios para la salud. El poder curativo del limón reside en su bajo contenido energético, su nivel equilibrado en sodio y potasio y en su vitamina C.

  • Es bueno para aquellas personas que tienen la presión sanguínea alta y deben prescindir de la sal, el limón les ayudará a utilizarlo como aderezo en las comidas.
  • Otra propiedad que se le atribuye es la de ser antiséptico. Uno de los remedios naturales contra la fiebre es ingerir zumo de limón con agua caliente y miel. Este mismo preparado servirá para aliviar la bronquitis.
  • Las anginas se pueden tratar haciendo gárgaras con zumo de limón y agua.
  • La vitamina C que contienen los cítricos contribuye a mantener alejados de nosotros a los virus del resfriado y la gripe.

Limón y belleza

Hay un sinfín de preparados para cuidarse que contienen limón como por ejemplo:

  • Para las pieles grasas, limpia la piel de tu rostro con un algodón empapado en zumo de limón y déjalo secar.
  • Para acondicionar el pelo, añade unas gotas de zumo de limón al agua del aclarado después de lavarte el pelo.
  • Como desodorante se puede aplicar zumo de limón directamente en la piel porque neutraliza el mal olor.

7. También podemos destacar algunos productos o alimentos producidos por algunos animales como la miel de las abejas. Por ejemplo, el hecho de que la miel produzca una secreción bronquial más fluida la hace especialmente efectiva en el tratamiento de los catarros de faringe, tráquea y bronquios.

¿Dónde encontrar los ingredientes?

Los ingredientes son fáciles de encontrar. Muchos de ellos los encontramos de forma habitual en la despensa de nuestra cocina, otros podemos adquirirlos en los mercados, fruterías, herboristerías o farmacias.

Algunos remedios naturales

  • Nuestra amiga María Victoria, fiel a los productos naturales, nos comenta que siempre ha usado para los resfriados infusiones de malva flor, también de jengibre.

Otro de sus remedios naturales para la tos es la infusión de sauco con miel y limón.

  • Nuestra amiga Carmen Galisteo por ejemplo, compra la manteca de karité que, además de hidratar la piel, se echa un poco de esta manteca en la entrada de la nariz para cuando está resfriada. Esto ayuda a aliviar la irritación y además descongestiona la nariz.

La manteca de karité procede del árbol del karité, que crece en determinados países de áfrica. Además de hidratar la piel, es una sustancia comestible y utilizada en la cocina local, aunque en España no está tan extendida.

  • La hierba de San Juan o el Hipérico, nos recomienda Carmen tomarlo en pequeñas dosis en infusiones ayuda a aliviar los síntomas de la depresión.

  • Para la afonía y otras afecciones de garganta podemos prepararnos una infusión de tomillo, limón y miel.

El tomillo es un buen expectorante, recomendado para curar afonías y otras afecciones de garganta.

Una infusión con estos tres alimentos básicos nos puede aliviar las irritaciones y las molestias leves de garganta.

El tomillo es usado como antiséptico y como expectorante. Por ello, se recomienda en cualquier afección de garganta o de bronquios.

  • Pus de las amígdalas: Un remedio para aliviar el dolor de las amígdalas y acelerar su proceso de sanación es hacer gárgaras con limón y bicarbonato, desinfectando directamente la zona afectada. Simplemente hay que diluir el zumo de 2-3 limones con 1 cucharadita de bicarbonato y 3 cucharadas de agua y mezclarlo para hacer gárgaras con este brebaje.
  • También se puede hacer una infusión con estos tres ingredientes: zumo, bicarbonato y limón para aliviar ardores o la acidez de estómago.

Los ácidos se combaten con otro ácido, por ello el limón es bueno para combatir la acidez.

  • El jarabe de cebolla y limón es uno de los remedios naturales tradicionales más efectivos para aliviar los molestos síntomas del resfriado. Tan sólo hace falta 1 cebolla, azúcar moreno y 2 limones. Simplemente hay que dejar macerar la cebolla con el azúcar moreno durante 8 horas y colar el preparado.

Después, añadir el zumo de dos limones en el jarabe, agitar y conservar en un tarro de cristal. Para consumir sólo tendremos que tomar una cucharada sopera del jarabe cada dos horas y listo.

  • Cuando las molestias de la gripe o resfriado conllevan un moqueo continuo de nariz, es recomendable respirar el aroma del ajo.

En Japón llegan incluso a aplicar directamente el ajo en las fosas nasales. Otra forma de olerlo es triturando un diente de ajo y colocándolo en una gasa doblada para aplicarlo directamente en la nariz. Haz respiraciones profundas durante 10 minutos y notarás los efectos calmantes rápidamente.

¿Has visto que podemos cuidarnos y prevenir muchas enfermedades con alimentos que podemos encontrar fácilmente en nuestra cocina? Sólo hace falta un poco de paciencia, un buen recetario de remedios naturales y mucho amor para cuidarnos o cuidar de nuestros series queridos.

«Que tu alimento sea tu medicina» – Eva Bargues de Begreenchica.com

¿Te ha gustado esta receta? Ayúdame votándola
(Votos: 2 Promedio: 1.5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Sabes que en Y hoy qué comemos todos tus datos son 100% confidenciales? Te informo que los datos de carácter personal (email, nombre y otros datos que añadas) que me proporciones rellenando este formulario serán tratados por mí, Pilar Romero, como responsable de esta web, con cuidado y responsabilidad. La finalidad de recoger estos datos es para responder responder a los comentarios del blog. Si no incluyeras los datos solicitados no podré responderte ni ayudarte. Para tu información los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Siteground (proveedor de hosting de Y hoy qué comemos. Ver la Política de Privacidad de Siteground)  y estate tranquilo porque podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de los datos que me has dado en info@yhoyquecomemos.com. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web.